Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 423

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/aprchile/public_html/index.php:3) in /home/aprchile/public_html/libraries/joomla/session/session.php on line 426
''Debemos pensar en un país para el siglo XXI''
''Debemos pensar en un país para el siglo XXI'' Imprimir
Domingo, 12 de Marzo de 2006 15:17
Extracto de la Cuenta Pública de la Nación, presentada por el Presidente Ricardo Lagos ante el Congreso Pleno el pasado 21 de mayo.
24 de mayo de 2004.-
Desarrollo científico y tecnológico e innovación para el crecimiento.
'... si queremos pensar el futuro en grande, junto con tomar nota de los avances, tenemos que ver los desafíos. Pensar el futuro en grande, tener ambiciones de un país para el siglo XXI, atrevernos y anticiparnos, pensar en el Chile de 2010 y del 2020. Tenemos que asociar recursos públicos y privados para aumentar nuestra capacidad científica y tecnológica, de innovación y conocimiento. Ahí está el verdadero futuro. Ello implica la formación de recursos humanos altamente calificados y, al mismo tiempo, potenciar la capacidad de investigación y el acceso al conocimiento más avanzado.

Hemos tenido avances. 200 becas de doctorado entrega Conicyt para este año académico, 135 más que las que teníamos el año 2000. Pero tenemos que tener 500 becas de doctorado el 2006 y no hay ninguna razón para no tener mil becas de doctorado el año 2010.

El año pasado se crearon cuatro centros de excelencia de investigación, dedicados a la ecología y biodiversidad, astrofísica, estudios moleculares de la célula e investigación oceanográfica en el Pacífico sur oriental.

Programas de excelencia en sismología, biología celular, mecánica cuántica y química computacional. Y tuvimos centros regionales de investigación, muy importantes, en la I, IV, VI, VII, VIII y XII regiones del país.

Para poder dar un salto en nuestro desarrollo tenemos que mirar a países exitosos, cómo lo hicieron Finlandia, Irlanda y Nueva Zelanda. Por eso hemos reforzado vínculos para aprender de esa experiencia.

Cómo aumentamos los recursos, pero también cómo tenemos una participación más activa del sector privado.

En los países desarrollados el sector privado invierte una proporción muy importante de sus utilidades en investigación en ciencia y tecnología.

Nosotros estamos aún lejos de lograr ese nivel, pero debemos avanzar sostenidamente en esa perspectiva.

Cómo somos capaces de construir una mejor relación entre el mundo de la investigación y el mundo de la empresa. Ello es imprescindible para que los avances científicos tengan impacto productivo.

Tenemos que innovar para el mañana. Por eso he dicho que la totalidad de los recursos que se generen por el cobro de la extracción de minerales no renovables –lo que hemos conocido como royalty– se tiene que destinar al apoyo y fomento de la innovación científica y tecnológica a lo largo de las regiones de Chile. Así se lo hemos propuesto a las empresas y se lo propondremos a este Congreso. Con nuestros recursos no renovables vamos a estar construyendo la soberanía del Chile del siglo XXI.

Y la soberanía en el siglo XXI es el conocimiento y la tecnología para nuestra fruta y nuestros vinos; para nuestros salmones, para cada uno de nuestros productos de exportación. Digámoslo con claridad: dejaremos de exportar cerezas y duraznos y vamos a estar exportando algo que se llama cereza y durazno, protegido con una patente del ADN con el cual lo estamos produciendo. Ese va a ser el ritmo del futuro y a eso tenemos que ser capaces de llegar. Y por eso entonces me parece tan importante que el recurso no renovable es lo que nos permite generar el capital a partir del cual podemos seguir siendo un país que marca el ritmo entre los países.

Difusión y aplicación de las tecnologías de comunicación e información.

Y junto a ello, quiero recordar que en mi primer Mensaje a la Nación señalé la necesidad de digitalizar Chile, dar un salto importante en el uso de Internet. A más de alguien le pareció un llamado un tanto extraño, poco que ver con lo que Chile es. ¡Observemos lo que pasa hoy en el mundo cuatro años después! Estar a la cabeza de este esfuerzo en América Latina constituye un logro de inmensas proyecciones para Chile y para su desarrollo.

En la actualidad, un millón de hogares dispone de computadores, la mitad de ellos con acceso a Internet.

La campaña de alfabetización digital, a diciembre de 2003, ha permitido capacitar a 115 mil personas. Tiempo atrás visité la comuna de San Gregorio, en la XII Región. Y allí en San Gregorio, en medio de la pampa austral, estaba la señora Guadalupe del Carmen Igor Elgueta, y le pedí que nos acompañara acá esta mañana. Ella ha capacitado a 160 personas en el uso de Internet a través de la biblioteca pública que allí hay.

100 mil empresas hoy están conectadas a Internet. Y las empresas pequeñas con acceso a la red se han triplicado desde el comienzo de la década.

Los progresos del gobierno electrónico sitúan a Chile al nivel de los países más avanzados. Todos los servicios del Gobierno Central tienen portales en Internet. Hay 170 trámites en línea. El 83% de las Declaraciones a la Renta del Servicio de Impuestos Internos se hicieron a través de Internet. El exitoso despegue de la factura electrónica constituye la primera aplicación concreta de la Ley de Firma y Documento Electrónico que aprobó este Congreso Nacional.

Y en octubre de 2003 ya teníamos un alto porcentaje de compras del Estado que se hacen por la vía electrónica.

Y a través del Programa Enlaces, ocho mil liceos y escuelas tienen computadores conectados a Internet, 20 por ciento de ellos con banda ancha.

En los últimos cinco años los establecimientos educacionales conectados a la red se duplicaron. El 85 por ciento de los profesores se encuentra capacitado en estas tecnologías y, lo más importante, el 80 por ciento de los profesores tiene un computador en su hogar.

Estamos concientes del problema de la brecha digital y por eso me alegro que Fundaciones, como la que preside Luisa, estén en un proceso de reciclar computadores, y por cada tres computadores que se desechan, se transforman en dos equipos que se pueden continuar utilizando.

Junto a ello, catorce universidades, de Iquique a Valdivia, están conectadas a la red de alta velocidad denominada Reuna 2 y todas las universidades y centros de investigación, desde Arica a Magallanes, tienen banda ancha sobre Internet.

Los Infocentros que hablamos de crear, hoy día son más de mil 300, distribuidos en 317 comunas. Todas las bibliotecas públicas, 368 en los más remotos lugares, están conectadas a Internet gracias a la donación de la Fundación Gates; 500 establecimientos de la Red Enlaces abiertos a la comunidad y numerosas empresas, además de instituciones que acogen a jóvenes y adultos mayores. Y la apertura de los establecimientos educacionales es un paso sustancial en esta dirección.

Los usuarios de Internet se han quintuplicado en cinco años. 320 mil conexiones en banda ancha, que nos permiten una penetración similar a la de algunos países desarrollados en el sur de Europa.

Para fortalecer este tremendo esfuerzo, el Grupo de Acción Digital estableció un riguroso programa de trabajo a desarrollarse entre el 2004 y el 2006 que, entre otras metas, va a fomentar el surgimiento de empresas en tecnologías de información y comunicación, promover la conectividad y los usos avanzados de Internet para 150 mil empresas, ampliar la conexión de Internet a 900 mil hogares y capacitar a un millón de personas en tecnologías digitales.

Perseverar cada día con más energías en este esfuerzo es caminar con paso seguro hacia el umbral de nuestro desarrollo.



Suscribase a nuestra Revista
Publique en nuestra Revista y/o Portal Web